Industrias 4.0.

TENDENCIA EN LOS MERCADOS INDUSTRIALES: INDUSTRIAS 4.0. | PRIMERA PARTE

Se dice que el término Industrias 4.0. fue acuñado por primera vez por el gobierno alemán. Sin embargo, es un concepto engañoso.  A lo que realmente nos estamos enfrentando es a la cuarta revolución industrial, pese a que la tercera, todavía, no se haya consolidado.

Cuando hablamos de la tercera revolución industrial, nos estamos refiriendo al desarrollo exponencial de la micro-tecnología y las telecomunicaciones. También hablamos de una sustitución progresiva de las energías basadas en combustibles fósiles por las renovables. Sustitución que se vio ralentizada por la que ya se conoce como la Gran Recesión.

Ahora, con la llegada de la cuarta revolución, se está dando un paso más allá que determinará el futuro de las estructuras sociales y económicas en todo el mundo.

Definida por la convergenciade las tecnologías digitales, físicas y biológicas, provocará un cambio de paradigma sobre cómo entendemos los procesos de producción y, muy probablemente, las relaciones laborales. La interconexión de las diferentes herramientas digitales supondrá la optimización de los procesos de producción y la minimización del error humano. La conectividad, esta es la verdadera clave de las Industrias 4.0.

¿Y en qué situación se encuentra España?¿Qué aportan a la economía las Industrias 4.0.?

Hablamos de España y no de la Península Ibérica porque, en esta cuestión, las diferencias entre Portugal y España son, aún, notables. De hecho, Accenture y Oxford Economics han creado un índice, denominado DEO, (por Digital Economic Opportunity), en el que analizan el nivel de digitalización de las 14 economías más adelantadas en esta cuestión. Entre ellas se incluye a España. El índice DEO analiza tres variables: la digitalización y las habilidades de los empleados; las infraestructuras tecnológicas de los países analizados y la influencia del entorno socioeconómico y cultural. EEUU y Reino Unido encabezan este ranking, seguidos por Suecia, Holanda y Australia, mientras que España e Italia comparten las últimas posiciones, junto a China y Brasil.

Como decíamos, en la actualidad, España se encuentra en la décimo primera posición de entre los 14 líderes mundiales en digitalización. Este retraso, supone una menor contribución digital al PIB. Estamos hablando de que un 19,7% de nuestro PIB es producido a través de procesos digitalizados, frente al 33,7% de EEUU.

Motivos

En nuestro país, los expertos señalan la carencia de una estrategia liderada por parte de las instituciones gubernamentales en los diferentes niveles de administración y de una mayor apuesta por parte de las empresas. Sobre todo, por parte de las industrias. Al respecto de lo que pueden hacer las empresas por mejorar su nivel de digitalización se ha dicho mucho. Sin embargo,  una de las mayores oportunidades reside en la formación en habilidades tecnológicas, de la propia plantilla de empleados.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que ya se han puesto en marcha diferentes medidas para que las empresas industriales den el salto. Una de las propuestas clave es el plan industria conectada 4.0.Este programa cuenta con una dotación económica interesante, que pretende ayudar a las empresas en términos de financiación de los proyectos de digitalización y asesoría personalizada a PyMES.

En esta primera entrada, hemos tratado de resumir cuál es el panorama general. Pero ¿qué debo hacer yo en mi negocio? ¿cómo afectará la aparición de industrias 4.0. a mi sector?

Esas son preguntas que todo empresario debe hacerse y que también, en Durst, nos planteamos. En la próxima entrega, intentaremos analizar con más detalle las posibles vías de actuación y oportunidades concretas que se abren ante las empresas de nuestro mercado y cómo Durst está trabajando en soluciones que os puedan ayudar a afrontar esta nueva realidad.