Industria 4.0.

TENDENCIA EN LOS MERCADOS INDUSTRIALES: INDUSTRIAS 4.0. | SEGUNDA PARTE

Industria 4.0., primeros pasos

Como ya comentamos en la primera entrega de este artículo, cuando hablamos de Industria 4.0 o digitalización del mundo industrial nos referimos a un concepto de producción en el que todos sus procesos están interconectados a través del Internet de las Cosas (IoT), con el uso de una interfaz simplificada (UX) y orientada al trabajo de campo (Mobile), que ofrezca información disponible a tiempo real y que agilice la toma de decisiones a cualquier nivel (Analytics).

En esta digitalización es necesaria una convergencia entre las operaciones reales en planta y los procesos de gestión. Esto implicará, en muchos casos, la modificación de los procesos internos actuales de las empresas.

Por eso, el primer paso -como suele suceder- es el análisis del nivel de digitalización y los diferentes procesos desarrollados en un proceso productivo. Es decir, partir de una auditoría de procesos que tenga por objetivo principal el análisis de las tecnologías existentes y su papel en los procesos productivos.

Dicha auditoría deberá aclarar todos los detalles y campos de mejora a tener en cuenta, evaluar la red de comunicaciones, ciberseguridad, sistemas informáticos, cloud, CPD, seguridad física y eficiencia energética y determinar su estado actual de funcionamiento, operatividad y obsolescencia. Así como aportar información relevante de cara a la toma de decisiones tecnológicas teniendo en cuenta las siguientes cuestiones: ¿Qué procesos se están duplicando?, ¿Dónde se están desperdiciando recursos?, ¿Qué nos demandan nuestros clientes?, ¿Cuáles, de aquellas demandas, no estamos cubriendo?

Fase de transformación

Tras este análisis, hay que elaborar un plan estratégico de transformación digital con dos años vistas que incluyan recomendaciones TIC. Los objetivos son aprovechar las nuevas tecnologías y realizar una transición a una industria inteligente 4.0. Por eso, el plan estratégico debería incluir una memoria económica de costes para cada inversión tecnológica propuesta.

Y, posiblemente, en cualquier plan estratégico de transformación digital para las empresas industriales encontraremos dos recomendaciones como común denominador. La primera, la incorporación o incremento de maquinaria digital, también en los procesos de decoración dado el aumento de rotación de pedidos y tiradas cada vez más pequeñas…el motivo es la tendencia hacia la personalización y al cambio rápido de colecciones. Da igual si hablamos de una empresa de revestimientos cerámicos, a base de corcho o madera, lo mismo si hablamos de fabricantes de puertas, ventanas, mobiliario…Toda aquella industria que necesite de artes gráficas como parte ineludible de sus procesos está experimentando este cambio de mentalidad de la demanda. La segunda, incorporar un software de gestión de flujos de trabajo, que sea capaz de abordar todas las fases de la producción.

¿Qué está haciendo Durst en este sentido?

Como proveedores líderes de soluciones digitales para la producción industrial, nos hemos ido incorporando a los diferentes mercados a los que podíamos aportar valor hasta convertirnos en una marca reconocible por las principales empresas de sectores productores de etiquetas, maderas, cerámica, textiles… y, por supuesto, comunicación visual.

Todo este esfuerzo nos ha aportado un bagaje fundamental que sienta las bases de cada desarrollo e innovación. Conocer las necesidades de distintos mercados, trabajar en diferentes centros de investigación de forma paralela y estudiar todas las posibles soluciones ha fomentado que nuestra propuesta tecnológica ofrezca un valor añadido fundamental en términos de calidad, productividad y, sobre todo, fiabilidad -un criterio fundamental en cualquier entorno industrial-.

Por otro lado, siendo conscientes de la oportunidad que supone seguir ahondando en los procesos digitalización, hemos comenzado nuestra andadura en el desarrollo de softwares de gestión de negocio, que pronto serán anunciados.