máquina inkjet en las instalaciones de Jeci

Jeci, descubriendo el inkjet

Caso de éxito

Jeci, empresa fabricante de etiquetas de origen guipuzcoano, decidió dar el salto al digital con la incorporación de una solución inkjet de Durst a su parque de maquinaria. 

Las etiquetas son una parte fundamental del producto, sobre todo cuando hablamos de identificar cualquier tipo de botella. Pensemos en botellas de vino, cerveza, pero también detergentes o jarabes. En todos estos casos, la mejor forma de comunicarse con el cliente final es a través de un buen diseño. Un diseño que sea capaz de captar la atención en los lineales.

LA PERSONALIZACIÓN DE PRODUCTO, MÁS PRESENTE EN LA PRODUCCIÓN DE ETIQUETAS QUE EN NINGÚN OTRO MERCADO

En los últimos años, se ha producido un estallido en cuento a la cantidad y variedad de estos productos. Principalmente en el segmento de bebidas alcohólicas. Los fabricantes, muchos de ellos artesanos, han sabido identificar la incipiente cultura por los nuevos sabores, texturas y, por qué no, diseños. Vinos y cervezas, más específicamente, se han convertido en objetos de culto. Son el principal foco de atención en nuestras reuniones familiares y de amigos…pequeños nichos que han ido apareciendo y que están aquí para quedarse. Sobre todo de forma más destacada entre los miembros de la generación millennial.

Ya es habitual hacer compras “premium” en tiendas Gourmet o especializadas. Y si el producto está creado con mimo, creatividad, buscando sorprender; su imagen no puede ser menos. Hablamos de diseños de etiquetas muy elaborados, que buscan informar tanto de los ingredientes como del concepto que se esconde detrás del producto, y que cambian regularmente. De todo esto se dio cuenta Jeci hace unos años.

LA HISTORIA DE JECI Y SU EXPERIENCIA CON EL INKJET

De hecho, un elevado porcentaje de sus clientes son fabricantes artesanos. Para estos, como decíamos, el etiquetaje es especialmente sensible al diseño y la calidad y los cambios de imagen se suceden con mucha más celeridad que en los artículos industriales y/o de consumo masivo. Por eso, Jeci buscó soluciones para dar una respuesta eficaz y de calidad a este nicho de mercado, sin renunciar a la rentabilidad. El inkjet era la opción que más se ajustaba a sus necesidades: tiradas cortas rentables, rápidos arranques de máquina, personalización de etiquetas,… Así que, en 2016, Jeci decidió apostar por Durst.

En estos momentos, la empresa guipuzcoana ya está produciendo más de 14 000 m2 a la semana en inkjet, pero cuenta con que esta cifra se vaya incrementando exponencialmente en los próximos meses.

Descubre la historia completa en este enlace: