Caso de éxito: fiabilidad 24/7 para producción industrial textil

Caso de éxito

En una entrevista realizada por la periodista Madeleine Cornforth a Rene de Heij, fundador de Motiflow, éste señalaba que decidió invertir en Durst porque pensaban que muchas soluciones para aplicaciones textiles de otras marcas no permitían, realmente, una producción industrial.

Los orígenes de su vinculación con Durst se remonta a la Heimtextil de 2011, cuando uno de los socios de Heij visitó la feria y descubrió que los diseñadores creaban sus porfolios en libros
y papel, en vez de utilizar tejidos. Entendieron que la dificultad era producir pequeñas tiradas sobre tejidos con una buena calidad y con un coste ajustado. Según Heij, hasta ese momento
no se habían dado cuenta de la oportunidad que este “vacío” suponía: “teníamos mucha experiencia en rotulación y soft-signage y, también, trabajando con Durst; así que empezamos a hablar del textil industrial y nos enteramos de que ellos estaban desarrollando una nueva impresora, con tintas respetuosas con el medio ambiente (Serie Alpha). Durst nos propuso ayudarnos a llevar a nuestra empresa al siguiente nivel, así que empezamos a discutir los detalles y, de esa forma, arrancamos».